Notas
“Muerte puta”: La desgarradora despedida de Ricarte Soto a sus compa√Īeros de televisi√≥n
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una desgarradora despedida comparti√≥ el comentarista Ricarte Soto, compa√Īero de trabajo de Felipe Camiroaga, Roberto Bruce, Carolina Gatica, Sylvia Slier y el camar√≥grafo Rodrigo Cabez√≥n, todos parte del equipo de “Buenos d√≠as a todos” quienes fallecieron en el accidente a√©reo de Juan Fern√°ndez.

En su espacio oficial de Facebook, el panelista estable del matinal de TVN colgó una breve carta a su equipo, donde se detiene especialmente en dos de los miembros que le resultaban más cercanos.

A continuación reproducimos sus palabras:

“Los muertos no sufren. As√≠ que estoy llorando por ellos pero sin sufrir. Con mi copa de vino, brindo, record√°ndolos con mucho amor.

Pero estoy angustiado por la se√Īora de Roberto Bruce y sus hijas que √©l adoraba. Tengo pena por la compa√Īera de Cabez√≥n, un tipo formidable que hueveaba con su c√°mara. Cuando Cabez√≥n estaba vivo no conoc√≠ a su compa√Īera. Ahora la encontr√©, sin conocerla, cuando su compa√Īero de cama est√° muerto. O la muerte es tonta o somos los vivos, que nos creemos vivos, que somos unos profundos pelotudos. Mi pena, seamos francos, es menor a la que pueden sentir el padre de Felipe Camiroaga, sus hermanos y su chaperona Rosa Helena.

Todos ellos est√°n en otra parte. Ya no sufren.

Por eso pienso en los padres de Sylvia Slier. Mi querid√≠sima ‚Äúchaperona‚ÄĚ de hace 8 a√Īos. Ya no te puedo hablar Silvia y adem√°s no vale la pena porque ya est√°s liberada. Lo √ļnico que desear√≠a, es saber, tener la certeza, que no te distes cuenta que el avi√≥n (maldito avi√≥n) se iba “mar abajo”.

Quiero que ustedes, sus padres (repito Silvia ya no está), puedan tener la esperanza que esos ojazos sólo vieron una ola enorme que subía y que ella no alcanzó a comprender (ni siquiera tuvo una milésima de segundo para hacerlo) porque el cielo- la eternidad- se acercaba al mismo tiempo que el mar.

Nosotros lo sabemos. Cuando el mar y el cielo forman una sola línea, estás muerto.

Espero que t√ļ, mi dulce Silvia no hayas tenido el tiempo de saberlo. Padres penquistas, queridos, (que no conozco) aqu√≠ estoy con mi vaso de vino, anhelando (no puedo rogar porque soy ateo) para que mi bella Silvia no se haya percatado que la vida es corta y que la muerte es demasiado larga”.

URL CORTA: http://rbb.cl/1bl6
Tendencias Ahora