Notas


7 errores en el trabajo que podrían arruinar tu carrera

Carl Dwyer en SXC.hu
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

¿Sabías que algunos errores que tú consideras “pequeños” pueden arruinar tu prestigio como profesional?. Por ello, es importante que estés alerta y reflexiones acerca de la imagen que estás entregando ante tus empleadores y tu entorno, ya que ciertas actitudes en el trabajo pueden costarte tus metas laborales.

Así que pon atención y evita caer en las siguientes situaciones (Vía Yahoo!):

1. No estar disponible

En algún momento, tu supervisor o algún compañero de trabajo se acercará para pedirte ayuda en un proyecto o tarea. Aunque podría ser tentador ignorar sus correos electrónicos o decir que no a una labor adicional, no lo hagas.

Y es que si bien podrías pensar que nadie se dará cuenta si no ayudas con un trabajo, lo más seguro es que si lo noten.

No se trata de atender demasiadas cosas y luego no poder desarrollar tu trabajo habitual, sino que mientras puedas hacerlo, no te niegues. Las empresas cada vez más buscan a empleados flexibles y polivalentes.

2. Vestirte mal

Lucir profesional ayuda a que los demás te vean como tal. No importa si recién entraste a la empresa o eres sólo un pasante, en algunas partes es importante verse bien para inspirar respeto en los demás.

3. Tratar de completar cada tarea a la perfección

Si bien debes hacer el trabajo usando al máximo tu capacidad y habilidades, eso no quiere decir que nunca puedas cometer un error. Sólo corrígelo y no te frustres porque podrías perder de vista el objetivo general, al centrarte demasiado en los pequeños detalles.

Si esto último sucede, incluso corres el riego de exceder los plazos y disminuir la calidad de tu trabajo.

4. Esperar por la información

En lugar de esperar a que tu supervisor se acerque a ti para hablar del trabajo, solicita una rápida reunión para discutir tu progreso y las cosas que deberías mejorar.

Plantear proyectos específicos y pedir opinión sobre las cosas que no estabas seguro, habla bien de ti.

Además, así sabrás dónde estás parado en la compañía antes de una revisión formal de tu desempeño.

5. No interactuar con los demás

Aunque estés haciendo un trabajo espectacular, puede pasarse por alto si te sientas en tu escritorio todos los días y evitas interactuar con tus compañeros de trabajo y la alta gerencia.

Si necesitas un descanso, toma un café, camina y aprovecha de conocer a las otras personas que trabajan en tu empresa. Esto no sólo ayudará a reducir el estrés, sino también te permitirá establecer algunas relaciones profesionales.

6. No hacer preguntas

Algunas personas piensan que hacer preguntas es un signo de debilidad, pero cuando debes realizar por primera vez una tarea importante, puede ser difícil hacerlo de la manera correcta sin una aclaración. Cuando se te asigna un nuevo proyecto, formula las preguntas que puedan surgir en ese mismo momento.

También es bueno preguntar acerca de cómo serás evaluado y con qué frecuencia debes dar cuenta del avance de tu proyecto a tus superiores.

Ten por seguro que tu supervisor preferirá que le consultes antes de cometer errores.

7. Hacer caso omiso a la cultura corporativa

Al empezar un nuevo trabajo, es importante tomar nota de los principios de la empresa. De esta forma, podrás adaptarte con rapidez a la organización y llevarte bien con otros empleados.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados