Notas


Arqueólogos denuncian a empresa “caza-tesoros”, por excavaciones ilegales en Curepto

Maulee.cl
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El pasado 26 de mayo, el Colegio de Arqueólogos denunció ante la Brigada de Delitos Medio Ambientales y Patrimonio Cultural (Bidema) a la empresa Oriflama S.A de la ccual es socio el conocido empresario Carlos Cardoen, por la excavación ilegal del sitio arqueológico que realizan en la zona de Curepto, para acceder a los tesoros que guarda un galeón español hundido desde 1770.

A partir de un reportaje emitido el 19 de mayo pasado, sobre el proyecto de rescate en el sitio arqueológico del naufragio del Oriflama, en donde la empresa cuenta sus avances exploratorios. Sin embargo, nada se dice de que persiguen explotar comercialmente los restos del naufragio del navío “Nuestra Señora del Buen Consejo y San Leopoldo”, alias “Oriflama”, nave que zozobró en las costas de Curepto en 1770, indicó Maulee.cl.

Tampoco mencionan que han operado en la más absoluta ilegalidad, puesto que desde el año 2007 han estado realizando trabajos de excavación con maquinaria pesada desconociendo de manera sistemática e intencionada las normas y atribuciones del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), quienes no los ha autorizado a realizar trabajo alguno. Los restos arqueológicos se encuentran legalmente protegidos en virtud de la Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales y del D.E. N° 311 de 1999 (Mineduc).

Este caso se origina en el año 1998 cuando un grupo de privados solicitó al CMN un permiso de prospección con métodos no invasivos del “Oriflama” que no implicaba extracción de materiales patrimoniales y que el CMN otorgó. Al año siguiente, los mismos interesados solicitaron un nuevo permiso al CMN, esta vez con el fin de extraer restos de la nave, cuestión que fue categóricamente denegada por el Consejo.

Para Patricio Galarce, Director del Colegio de Arqueólogos, estos trabajos carecen de objetivos científicos y se alejan absolutamente del ámbito de la protección y conservación patrimonial y de la generación de conocimiento para el reforzamiento de nuestra identidad protegidos por la legislación chilena. La empresa ORIFLAMA S.A. responde al modelo de las compañías “caza – tesoros” que se dedican a la explotación comercial de naufragios históricos en países con legislaciones patrimoniales débiles o inexistentes. Afortunadamente nuestro país posee una legislación fuerte en este ámbito. El botín que guarda la embarcación, se estima por sobre los 400 millones de dólares. Oriflama S.A. aspira a poder disponer del 25% de la colección, es decir a 100 millones de dólares. La empresa está actuando por lucro, no hay motivaciones de preservación detrás, precisó Galarce.

El Colegio de Arqueólogos A.G., está esperanzado que la Bidema, comience una investigación acuciosa, seria y apegada a derecho sobre este tema, para que el patrimonio existente en el galeón Oriflama siga perteneciendo a los chilenos y en especial a los habitantes de la zona.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados