Notas


Fallo de Corte en Colombia debilita acusaciones por vínculos con guerrilla

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El fallo de la Corte Suprema colombiana que consideró inválidos como prueba documentos del computador del abatido jefe de las FARC Raúl Reyes, pone fin a tres años de acusaciones a políticos en Colombia, Ecuador y Venezuela basadas en estos, dijeron expertos el viernes.

Desde marzo de 2008, cuando las fuerzas militares colombianas bombardearon el campamento de Reyes en Ecuador de donde recogieron los computadores, una docena de políticos, incluyendo a los presidentes Rafael Correa y Hugo Chávez, han sido señalados de mantener nexos con las FARC.

Pero siguiendo uno de esos procesos la Corte Suprema de Justicia declaró esta semana sin valor probatorio los archivos porque no se cumplió con los requisitos de recolección de evidencia judicial.

Y aunque los magistrados precisaron que su fallo se refiere únicamente al caso que estudiaban, el del ex parlamentario izquierdista Wilson Borja, a quien se acusó de vínculos con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunista), los juristas consideran que esos archivos no podrán sustentar ningún otro proceso.

“Después de esa decisión, la información de esos computadores no podrá ser usada en ningún otro proceso”, dijo a la AFP el ex Fiscal y ex Procurador Alfonso Gómez Méndez.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reaccionó este viernes diciendo que “lo que ha hecho la Corte Suprema es dejar sentado a nivel jurídico una verdad evidente: que eso era una patraña, que con eso no se podía justificar absolutamente nada, acusar absolutamente a nadie, que no tenía ninguna validez moral ni ética”.

El canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, cuyo gobierno se vio severamente cuestionado por esos documentos, también celebró la decisión. “Sencillamente, esa fábula envenenada que trataron de crear a través de unos supuestos computadores de Raúl Reyes está llegando al final”, dijo.

Las relaciones de Colombia con Venezuela y Ecuador se resquebrajaron a raíz del bombardeo y de las denuncias basadas en los archivos de Reyes, al punto de que Quito las rompió en 2008 y Caracas dos años después, aunque luego se reanudaron con la llegada a la presidencia de Juan Manuel Santos en agosto de 2010.

Para Fernando Giraldo, experto en relaciones internacionales, “la decisión es de gran beneficio” para esos dos gobiernos. “Le quita piso a nivel internacional a los señalamientos de sus conexiones con las FARC. Además, los archivos de Reyes han perdido asidero legal ante la justicia internacional”, señaló a la AFP.

En lo inmediato, Borja anunció que demandará al Estado por los daños que se le causaron durante tres años de investigación judicial. “Estuve ante el país como si fuera de las FARC. Era un congresista estrella (…), después me tocó declararme impedido”, dijo.

El fallo servirá también para fortalecer la demanda de reposición que intenta la ex senadora liberal Piedad Córdoba, quien desde 2007 ha mediado en la liberación de rehenes de las FARC, en algunos casos junto a Chávez, y fue destituida en 2010 sobre la base de los archivos del computador de Reyes.

“Aunque el caso de Córdoba es diferente, porque a ella la sancionó la Procuraduría (justicia administrativa), ha quedado claro que esas pruebas no pueden ser usadas en procesos ni penales ni disciplinarios”, dijo a la AFP Federico Andreu, experto de la Comisión Colombiana de Juristas.

En tanto, el ministro del Interior y Justicia Germán Vargas declaró su respeto a la decisión, aunque insistió en que la información de los computadores de Reyes es cierta.

“En Colombia rige el código procesal, que establece la forma como se recaudan las pruebas y como éstas pueden obrar en los procesos. Pero por supuesto que la información es cierta. Es verdadera y no ha habido ninguna manipulación de ella”, indicó Vargas.

Sobre esto, Gómez Méndez apuntó que “en términos jurídicos, los efectos son que esas pruebas no podrán usarse tampoco en otros casos. Pero una cosa diferente es que los hechos, los datos allí referidos, puedan ser corroborados por otros medios”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados