Notas


Catástrofe en Japón evidencia dependencia europea de componentes nipones

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

La crisis en Japón puso en evidencia la dependencia, total en el caso de ciertos componentes, de sectores de la industria europea ante los proveedores del archipiélago, una tendencia agravada por una producción que apunta a reducir al mínimo los stocks.

“El sismo muestra los problemas del abastecimiento mundial de las industrias”, estima el experto Michel Freyssenet, director de investigación del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica francés) y fundador de la red Gerpisa, que trabaja sobre las industrias y los asalariados del sector automovilístico.

“Los constructores fueron a buscar a los proveedores más interesantes, en términos de precio o calidad, al otro lado del mundo”, explicó, en referencia a la dependencia de productos japoneses en ciertos sectores.

Para Freysennet, la catástrofe japonesa va a incitar a las empresas a “integrar ‘el riesgo país’ más allá de los aspectos puramente económicos o políticos, incluyendo a países con riegos naturales o nucleares”.

Lo que significa que las democracias no serán más clasificadas en forma automática entre los Estados donde el riesgo de invertir es mínimo.

El modo de producción sobre la base de las necesidades tendiente a reducir los stocks, lanzado por el fabricante japonés de automóviles Toyota, es un factor adicional de tensión en la cadena de abastecimiento.

Sin embargo, Freyssenet subraya que este sistema no se aplica, por ahora, a las piezas que deben viajar en barco.

“Incluso si las empresas hacen todo para disminuirlos, los stocks existen; la prueba es que las usinas no paran de funcionar”, señala.

El problema se sitúa más bien a nivel de la dispersión de los proveedores y tiene su origen en el reparto mundial de las tareas que va, para ciertas piezas, hasta la ultraespecialización.

Es así como los problemas del japonés Hitachi, único proveedor de una pieza utilizada en la fabricación de los motores diésel, forzaron al constructor automovilístico francés PSA Peugeot Citroën a desacelerar la producción en sus usinas y dejar en desempleo técnico a varios miles de asalariados.

A esta diversificación de las fuentes de abastecimiento, que alejó a los proveedores de los fabricantes, se agregó una tendencia a la concentración entre los primeros, especialmente en Japón, donde tuvieron lugar fusiones para mantener la competitividad.

“Un cierto número de empresas, en particular en el sector automovilístico, se pregunta sobre su capacidad para encontrar rápidamente proveedores de apoyo”, indicó el lunes el ministro francés de Industria, Eric Besson.

Pero “cuando, en ciertos discos duros o en cámaras fotográficas digitales, usted tiene 100% del mercado mundial, por definición la capacidad de abastecerse afuera no se improvisa en tres semanas”, agregó.

Japón representa el 70% de la producción mundial de componentes electrónicos en al menos 30 sectores, y hasta el 100% en ciertos discos duros.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados