Notas


UE se prepara para ‘hacer limpieza’ en sus 143 centrales nucleares

Central de Dampierre, Francia | Wikipedia
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Europa se comprometió el viernes a ‘hacer limpieza’ en su parque de centrales nucleares y echar el cerrojo a las que no superen los futuros controles de seguridad, esperando así tranquilizar a la población tras el accidente de la instalación de Fukushima, en Japón.

“Si una central no supera las pruebas, será cerrada”, aseguró al término de una cumbre de la UE en Bruselas el presidente francés, Nicolas Sarkozy, cuyo país explota 58 reactores, más de un tercio del total de los 143 que hay en Europa.

“Es evidente” que si alguna de las seis instalaciones españolas presenta fallos y “no pueden aplicarse medidas correctoras, la consecuencia lógica será que no tenga actividad”, afirmó por su parte el jefe de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Los líderes de la Unión Europea (UE) aprobaron definitivamente el viernes la realización de controles sobre todos los reactores que existen en 14 de los 27 países del bloque, pese a que todavía deben definirse sus parámetros y quiénes serán sus responsables.

“No podemos actuar como si no hubiese pasado nada” en Japón, subrayó la canciller alemana, Angela Merkel.

Berlín ya tomó la iniciativa de cerrar al menos temporalmente los siete reactores más viejos de su parque de 17, tras el accidente del 11 de marzo en la central japonesa de Fukushima, cuyas consecuencias potenciales para la salud humana han puesto en alerta al mundo entero.

“Cuanto antes se salga” de la energía nuclear, “mejor”, abogó entonces Merkel.

Pero los europeos siguen profundamente divididos sobre el futuro de la poderosa industria nuclear y los planes para instalar nada menos que 24 nuevos reactores en la Unión Europea, de los cuales seis ya están en construcción: dos en Bulgaria, dos en Eslovaquia, uno en Francia y un sexto en Finlandia.

En cualquier caso, el fin de la energía nuclear en el Viejo continente no parece estar a la vuelta de la esquina.

“Cerca de un 30% de la electricidad en Europa procede de las centrales y la energía nuclear seguirá siendo una fuente de suministro a corto, pero también a medio y largo plazo”, según el comisario europeo de Energía, Gunther Oettinger.

Para Oettinger, lo más apremiante es que la UE se “dote de normas de seguridad comunes que tengan en cuenta los factores naturales y los factores tecnológicos” y que “todo el mundo los acepte”, incluido los vecinos nucleares del bloque, como Suiza y Rusia.

La central de Fukushima se averió como consecuencia de un tsunami provocado por uno de los sismos más potentes de la historia que sacudió Japón el pasado 11 de marzo.

Con la interrupción consiguiente del suministro de electricidad en la instalación, el sistema de refrigeración de los reactores dejó de funcionar, disparando el riesgo de una catástrofe nuclear, cuyos efectos, especialmente para la población japonesa, son imprevisibles.

Empujados a tranquilizar a la población y a asegurarse de que Europa no vivirá una situación similar con ninguna de las centrales, los europeos encargaron a un grupo de expertos independientes, que se reunirá a partir del lunes, definir las características de las futuras pruebas.

Entre otras cuestiones, los expertos determinarán la metodología de los controles, quién los llevará a cabo o quién decidirá el cierre de una central por motivos de seguridad.

“Es necesario que los expertos que realicen los tests no estén ligados al lobby nuclear”, previno el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker.

Las primeras propuestas se esperan para el mes que viene, mientras que la Comisión Europea presentará en junio un catálogo con criterios de seguridad.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados