Notas


Consumidores de Asia temen la radiactividad en alimentos japoneses

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Las ventas de productos japoneses en los supermercados de Asia han caído drásticamente y los clientes desertan los restaurantes de sushi por temor a que el pescado haya sido contaminado con radiactividad, tras el accidente nuclear de Fukushima, que también ha llevado a Estados Unidos a suspender importaciones de algunos productos.

Varios países analizan las importaciones de alimentos japoneses desde que la fuga radiactiva fue detectada tras el terremoto del 11 de marzo y el tsunami que siguió y que inhabilitó los sistemas de enfriamiento de la central de Fukushima.

No se han detectado grandes dosis de radiación y las autoridades japonesas e internacionales subrayan que esta crisis nuclear no es comparable con la catástrofe de Chernobyl en 1986. Pero la fuga continúa, alimentando la desconfianza.

“Estos últimos 15 días, hemos tenido menos clientes que nunca en los tres años que llevo abierto”, confiesa Shigeyoshi Yasumoto, propietario de Saika, un restaurante del barrio de Manila conocido como “Little Tokyo”.

Enfrente, un colmado especializado en productos japoneses está casi vacío.

“No les echo la culpa a los clientes. Ni siquiera yo mismo compraría productos japoneses, pese a que decimos a los clientes que nuestras reservas son de antes del 11 de marzo”, indica el director de la tienda.

Las autoridades japonesas han tratado desde el inicio de la crisis tranquilar a la población indicando que las radiaciones no son suficientemente altas como para ser nocivas para la salud.

Pero el primer ministro Naoto Kan, prohibió este miércoles el consumo de leche y verduras de hojas verdes procedentes de varias prefecturas cercanas a Fukushima debido a los altos niveles de radiactividad.

El temor a la contaminación de productos marinos aumenta después de descubrir niveles anormalmente altos de sustancias radiactivas en el agua del mar cerca de la central.

Fuera de Asia, la preocupación también es creciente. Estados Unidos ha prohibido la importación de leche, productos lácteos, verduras frescas y frutas procedentes de las cuatro prefecturas cercanas a la central.

Francia, por su parte, pidió a la Comisión Europea que imponga un “control sistemático” a las importaciones de productos frescos procedentes de Japón en la Unión Europea.

En Corea del Sur, comercios y consumidores no quieren correr ningún riesgo pese a los análisis efectuados en las importaciones japonesas.

Dos de los principales mercados, Lotte Mart y Homeplus, han suspendido las ventas de pescado japonés esta semana.

“Las aduanas les han declarado aptos para el consumo, pero los hemos eliminado ya que los consumidores tienen miedo”, indicó el portavoz de la cadena Homeplus.

Honk Kong anunció este miércoles la prohibición de importar algunos productos alimentarios japoneses, después de detectar niveles anormalmente altos de radiactividad en legumbres importadas del archipiélago.

Con 600 restaurantes japoneses en Hong Kong que emplean a unas mil personas, la caída de la clientela es perceptible. “Constatamos una reducción de la actividad y esto amenaza a los ingresos de la gente que trabaja” en los restaurantes, dice Yuen Fuk-wo, presidente del sindicato de la restauración del territorio.

La Organización Mundial de la Salud estimó el lunes que las autoridades japonesas habían reaccionado de manera apropiada y pidió que no cunda el pánico en la población.

Pavel Tkalich, un ingeniero que asesoró al gobierno ucranio sobre el peligro de radiación después de Chernobyl, subrayó que nadie sabe todavía el alcance de la contaminación en la cadena alimentaria en Japón y en los alrededores.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados