Notas


Despliegue de tanques en la capital de Yemen, militares abandonan el régimen

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Tanques del ejército rodeaban en la mañana del lunes el palacio presidencial de Saná, la capital de Yemen, donde un general, decenas de oficiales y el gobernador de Adén, la segunda ciudad del país, se unieron a la revuelta contra el régimen del presidente Alí Abdalá Saleh.

Los tanques tomaron posiciones en lugares estratégicos de la capital, incluidos el palacio presidencial, el banco central y el ministerio de Defensa, pero se ignora aún a quién obedecían estas fuerzas militares.

Al mismo tiempo, una muchedumbre se congregaba en el centro de la capital, desafiando una prohibición de manifestarse, para exigir la salida del presidente Saleh, cada vez más aislado en su propio país.

La ola de abandonos fue imparable este lunes: uno de los principales oficiales de las Fuerzas Armadas del país, el general Alí Mohsen al Ahmar, indicó a la prensa que se unía a las protestas contra el régimen.

“Anunciamos que apoyamos y protegemos a los jóvenes que protestan en la Plaza de la Universidad en Saná”, dijo el general Al Ahmar, comandante de la primera división blindada.

“La crisis es cada vez más complicada y está conduciendo al país al borde de la guerra civil”, añadió, en un comunicado divulgado por la cadena Al Jazeera.

También el jefe tribal más importante de Yemen, jeque Sadek al Ahmar, pidió este lunes la renuncia del presidente Saleh. “Anuncio en nombre de todos los miembros de mi tribu que me uno a la revolución”, señaló Ahmar.

El mismo lunes, decenas de oficiales del ejército yemení, de diferentes rangos, se unieron a la protesta contra el régimen, según varios anuncios realizados en una sentada en la universidad de Saná.

También el embajador de Yemen en Arabia Saudita, Mohammad Alí al Ahwal, se sumó este lunes a la protesta, según comunicó a la AFP.

Además, el gobernador de Adén, la segunda ciudad de Yemen, Ahmad Qaatabi, presentó este lunes su renuncia. “El gobernador dimitió para protestar contra lo que ocurre en el país”, afirmó un funcionario de su oficina.

Adén está en la vanguardia de las protestas contra el presidente Saleh, en el poder desde hace 32 años. Varias personas murieron en esta ciudad a manos de las fuerzas de seguridad desde el inicio de las protestas, a fines de enero.

Esta ola de abandonos del régimen se produce un día después de que el jefe de Estado destituyera a su gobierno, tras la dimisión de tres ministros.

La comunidad internacional condenó al régimen de Saleh después de que más de 50 personas perdieran la vida el viernes por disparos de las fuerzas de seguridad contra una manifestación en la plaza de la Universidad, convertida en el centro del movimiento prodemocrático.

Estados Unidos consideró sin embargo a Saleh como aliado en la guerra contra Al Qaida, muy implantada en el sudoeste de este país, muy pobre y donde el Estado apenas controla las zonas tribales.

Las fuerzas especiales estadounidenses han entrenado a unidades antiterroristas yemeníes para hacer frente a Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), organización acusada de numerosos atentados contra objetivos de Estados Unidos.

Además, el norte el país está confrontado desde hace años a una rebelión: se trata de rebeldes pertenecientes a la rama zaidita del chiismo, que combaten el poder central de Saná desde 2004.

Estos enfrentamientos ya causaron miles de muertos y más de 250.000 desplazados y generan gran inquietud en la vecina Arabia Saudita, de mayoría sunita, que intervino en agosto de 2009 para apoyar al ejército de Saná.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados