Notas


Miedo a la crisis radiactiva de Japón siembra el pánico en continente asiático

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Las autoridades sanitarias asiáticas intentan calmar el pánico de los habitantes en las costas pacíficas del continente, donde los medicamentos que supuestamente protegen contra las consecuencias de las radiaciones comienzan a escasear a causa de la crisis nuclear en Japón.

La incertidumbre generada por la central de Fukushima 1, donde siguen ocurriendo accidentes desde el violento sismo seguido de tsunami del viernes, han provocado angustia en algunos países donde los habitantes ya se preparan para lo peor.

Las existencias de las empresas estadounidenses que producen yoduro de potasio, utilizado en la prevención de una irradiación, disminuyen rápidamente. La gente acude a las farmacias de la costa oeste de Estados Unidos para tratar de adquirir ese producto.

El yoduro de potasio es utilizado para saturar la tiroides y bloquear la ingestión de yodina radiactiva, una substancia altamente cancerígena que puede emanar de una central nuclear al producirse un accidente.

“Hemos recibido numerosos pedidos. Trabajamos lo más rápido que podemos para cumplir”, indicó la firma NukePills.com, cuya provisión de comprimidos se agotó. Anbex, otro productor, también indicó que sus existencias se habían agotado y sólo será reabastecido a mediados de abril.

Una caja de 14 comprimidos se vendía a 540 dólares en subastas en el sitio de ventas eBay. Y los debates en Twitter y otros foros sociales sobre internet han tomado tal magnitud que la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que manifestarse pidiendo calma.

“Consulte a su médico antes de tomar pastillas de yoduro. No se automedique”, indicó la OMS en su propia cuenta Twitter.

Esos medicamentos no constituyen “antídotos contra la irradiación” y no ofrecen protección alguna contra los elementos radiactivos como el cesium, añade la OMS, precisando que pueden presentar riesgos, sobre todo para las mujeres embarazadas.

Un mensaje, que circula sobre todo en China y Filipinas, y que es presentado como “un flash” de un medio de prensa extranjero, llama a los asiáticos a “tomar precauciones”, untándose yoduro de potasio en la región de la tiroides.

Un consejo calificado de “aberrante” por el ministro de Salud de Malasia, Liow Tiong Lai. “La gente no debe dejarse ganar por el pánico. El ministerio de Salud controla la situación de cerca”, declaró a la AFP.

Funcionarios taiwaneses comenzaron a preparar la distribución de 100.000 comprimidos a los habitantes que viven cerca de dos centrales nucleares.

El secretario de Salud de Filipinas, Enrique Ona, dijo de su lado que el plan de urgencia nuclear de su país estaba listo y que las importaciones de productos alimenticios japoneses eran examinadas. Corea del Sur considera por su parte hacer pasar exámenes a los viajeros que regresan de Japón.

Según Stephen Tsui, experto en biomedicina de la Universidad de Hong Kong, el riesgo de contaminación fuera de Japón es actualmente “bajo”.

Sin embargo “todos los países de la región” podrían verse afectados en caso de fusión completa de la central de Fukushima. “Una nube de lluvia podría llevar la materia radiactiva muy lejos y depositarla en el suelo, donde podría insinuarse en las fuentes de agua y los alimentos”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados