Notas


Un satélite de la NASA cae en el Pacífico poco después de su lanzamiento

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Un satélite de la Nasa destinado a comprender mejor los efectos del sol y de los aerosoles sobre el clima cayó el viernes en el océano Pacífico poco después de su lanzamiento, un fracaso de 424 millones de dólares para la agencia espacial estadounidense.

Nasa

Nasa

El satélite Glory se reveló demasiado pesado para alcanzar la altitud de órbita y cayó en el Pacífico poco después de su lanzamiento, el viernes a las 10H09 GMT por el cohete Taurus-XL.

“Estamos bastante abatidos”, declaró a la prensa Ron Grabe, vicepresidente de Orbital Sciences, el fabricante del cohete y del satélite.

Reunidos ante la prensa algunas horas después del fracaso, los responsables de la Nasa y del fabricante no tenían aún ninguna explicación.

“No registramos ninguna anomalía” antes del lanzamiento, indicó, perplejo, el director de los lanzamientos de la Nasa, Omar Baez.

El satélite se separó adecuadamente del cohete, pero el carenado de protección en forma de cono que recubría el satélite no se separó completamente, lo que lo hizo más pesado y provocó su recaída en la atmósfera.

“No vimos el indicador de la separación” del fuselaje, explicó Omar Baez. “No logramos alcanzar la órbita y todo parece indicar que el satélite y el cohete se encuentran en algún lugar al sur del océano Pacífico”.

La Nasa creará una comisión investigadora para determinar las causas del incidente.

El lanzamiento ya había sido retrasado el 23 de febrero tras registrarse unas lecturas inesperadas en las interfases con el control terrestre.

Para la empresa Orbital Sciences es el segundo fracaso en dos años de un lanzamiento de satélite climático. En febrero de 2009, un satélite que debía permitir medir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) terminó su periplo en el océano, cerca de la Antártida.

También en aquella oportunidad el fuselaje protector quedó pegado al satélite, provocando su caída.

Sin embargo, tan poco tiempo después del accidente, el fabricante se negó a establecer ningún paralelismo con el actual.

“Aún no hay suficientes datos disponibles para ir más lejos que decir que el carenado no se desplegó”, declaró el director general adjunto de Orbital, Rick Straka.

El vicepresidente de Orbital, Ron Grabe, explicó que desde el fracaso de 2009 el sistema de encendido había sido reemplazado y que tres lanzamientos habían tenido éxito.

“Por tanto, realmente teníamos confianza en este vuelo, pensábamos que habíamos resuelto el problema”, se lamentó el ingeniero.

Glory estaba equipado con dos nuevos instrumentos concebidos para comprender algunos de los elementos más complejos del sistema climático terrestre.

El primero es el Aerosol Polarimetry Sensor, para estudiar los aerosoles que pueden influir el clima absorbiendo o reflejando los rayos solares y también modificando las nubes y las precipitaciones.

El segundo instrumento es el Irradiance Monitor, que mide la energía solar absorbida por la Tierra.

Además de Glory, el cohete Taurus-XL debía transportar los primeros nano-satélites de un programa de educación de la Nasa, llamados CubeSats y concebidos por estudiantes universitarios.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados