Notas


EEUU se muestra cauteloso sobre una intervención militar en Libia

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Estados Unidos se mostró cauteloso el miércoles respecto a una intervención militar en Libia, pero insistió en que “no descarta ninguna opción mientras” el régimen de Muamar Gadafi continúe con la represión de los manifestantes que exigen su salida del poder.

En un discurso ante el Senado, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, advirtió que cualquier tipo de intervención norteamericana para ayudar a los opositores del líder libio Muamar Gadafi sería “controversial” para Libia como para la los países vecinos de la comunidad árabe.

Clinton afirmó que entiende que la oposición libia quiera “que se la vea resolviendo esto por su cuenta” mientras buscan formas para derrocar a Gadafi y a sus fuerzas de la capital Trípoli y de las otras áreas que controla.

En un discurso el miércoles, Gadafi advirtió que “miles” de personas morirían si Occidente interviene para apoyar las revueltas en su contra de las últimas dos semanas.

Los 22 miembros de la Liga Árabe adoptaron una resolución el miércoles donde se oponen a una intervención extranjera en Libia antes de anunciar luego que considerarían la creación de una zona de exclusión aérea en el país árabe.

En respuesta a las preguntas sobre qué está haciendo el gobierno de Obama para luchar contra Al Qaida y sus aliados en África, Clinton dijo que “una de nuestras mayores preocupaciones es que Libia entre en caos y se convierta en una gigante Somalia”.

“No es algo que esté a la vista ahora, pero gran parte de los activistas de Afganistán y luego en Irak vinieron de Libia y del este de Libia, el área que ahora se autoproclama liberada”, añadió.

En sus declaraciones ante el Senado, Clinton subrayó las afirmaciones de los líderes estadounidenses de defensa quienes manifestaron que aún no hay consenso en la OTAN sobre una intervención militar y que el establecimiento de una zona de exclusión aérea sería “extraordinariamente” compleja.

“Hay una gran dosis de cautela sobre cualquier tipo de acción que implique otra cosa que un apoyo a las misiones humanitarias”, dijo la jefa de la diplomacia estadounidense cuando se le interrogó sobre las opciones militares para Libia.

Clinton recordó cómo el gobierno del ex presidente Bill Clinton, su marido, enfrentó un dilema militar similar en los Balcanes en 1990 antes de decidir que una zona de exclusión aérea allí ayudaría a mantener la paz y la estabilidad.

En lo referente a Libia, Clinton dijo al Comité de Relaciones Extranjeras del Senado: “Pienso que estamos lejos de tomar una decisión”.

A pesar de la cautela de Estados Unidos, añadió:

“No descartamos ninguna opción mientras que el gobierno libio siga atacando a su propio pueblo”.

Si Estados Unidos y las fuerzas de la OTAN imponen una zona de exclusión aérea, Estados Unidos y las fuerzas aéreas aliadas garantizarán que los aviones de guerra de Gadafi y los helicópteros no ataquen a la oposición libia.

El Senado estadounidense tomó una resolución unánime y simbólica pidiendo al mundo que considere la imposición de una zona de exclusión aérea en Libia y John Kerry, el presidente de los Demócratas en el Senado, apoyó esta moción el miércoles.

“Una zona de exclusión aérea no es una propuesta a largo plazo y deberíamos estar preparados para implementarla si es necesaria”, dijo Kerry en una declaración.

Dos barcos de guerra estadounidenses, el USS Kearsage y el USS Ponce, zarparon el miércoles en el Mediterráneo hacia Libia, dijeron autoridades del Canal de Suez.

El grupo anfibio del Kearsage, con 800 infantes de marina, una flota de helicópteros y material médico, podría apoyar a los esfuerzos humanitarios así como a las operaciones militares.

Ellio Abrams, un funcionario del gobierno del ex presidente George W. Bush dijo que entendía el por qué de “una gran resistencia (estadounidense) para emprender cualquier tipo de acción militar de intervención”, aunque está a favor del establecimiento de una zona de protección aérea.

“La intervención directa privará al pueblo libio de lo que ganaron los egipcios y los tunesinos al derrocar a los regímenes dictatoriales sin la intervención extranjera: la sensación de control del destino de su nación”, añadió.

“Pero dejar que Gadafi gane esta guerra, prevalezca en el poder, y se vengue de todos sus enemigos es simplemente inaceptable”, escribió Abrams en su blog del Consejo de Relaciones Exteriores, del que es analista.

“Entonces sería importante preguntarse qué se puede hacer para ayudar a la defensa de los libios”, dijo. Y afirmó que podrían enviarse armas además de la ayuda humanitaria.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados