Notas
Volcán Merapi mató al guardián espiritual encargado de calmarlo
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas
Volc√°n Merapi | Wikipedia

Volc√°n Merapi | Wikipedia

El volc√°n indonesio Merapi dej√≥ una v√≠ctima de renombre: el “abuelo Marijan”, su “guardi√°n espiritual”, que muri√≥ bajo las cenizas tras una vida consagrada a calmar “la monta√Īa de fuego”.

El cuerpo de Marijan fue retirado el mi√©rcoles en la ma√Īana de entre los escombros de su casa, a cuatro kil√≥metros del cr√°ter humeante. Estaba cubierto por un manto de cenizas grises que el volc√°n expuls√≥ la v√≠spera.

El anciano de rostro demacrado estaba de cuclillas, en una posici√≥n de rezo como si hubiese buscado, hasta el final, calmar la c√≥lera del volc√°n, seg√ļn relat√≥ la prensa local.

Junto a él, yacía el cuerpo de un periodista que había ido a rogarle que huyera, conforme a la orden de evacuación emitida la víspera por las autoridades.

Pero Marijan hab√≠a declinado hacerlo. “Es mejor que me quede aqu√≠ y que rece”, respondi√≥, seg√ļn un socorrista que lo visit√≥ antes de la erupci√≥n.

Marijan, apodado el abuelo, era una figura muy respetada en Java, isla impregnada de misticismo donde el Merapi es al mismo tiempo el volc√°n m√°s sagrado y el m√°s temido.

El viejo había sido nombrado personalmente por Hamengkubuwono IX, el precedente sultán de Yogyakarta, la gran ciudad al pie del volcán, para hacer respetar las tradiciones y costumbres vinculadas al Merapi.

El dirig√≠a la ceremonia anual de Labuhan, durante la cual se hacen ofrendas al volc√°n para afirmar la alianza entre el palacio del sult√°n y el mundo de los esp√≠ritus que habitan en la monta√Īa.

Las supersticiones son importantes entre los javaneses, en su mayoría musulmanes pero cuya fe representa un sincretismo que mezcla el islam con otras tradiciones como la animista, la budista o la hinduista.

Para anunciar una erupci√≥n, a menudo consideran m√°s fiable estudiar c√≥mo se levanta el sol o interceptar sue√Īos que dar cr√©dito a los cient√≠ficos.

Y cuando el volc√°n de 2.914 metros comienza a rugir, los habitantes cocinan pasteles envueltos en una hoja de cocotero que suspenden en los dinteles de las puertas para que se calme.

En una precedente erupci√≥n, Marijan hab√≠a subido a√ļn m√°s cerca del cr√°ter para dos d√≠as de meditaci√≥n, a pesar de los lahars (torrentes de barro) y las nubes ardientes.

“Considera que su mandato es cuidar la monta√Īa. A menudo preguntaba: ‘¬ŅDe qu√© servir√≠a un guardian que abandonase su puesto?’”, hab√≠a explicado Damarjati Supajar, profesor de filosof√≠a de Yogyakarta que estudi√≥ las relaciones entre los hombres y el Merapi.

M√°s de 10.000 habitantes viven en las faldas del volc√°n y comparten sus estados an√≠micos, que aceptan ya que este √ļltimo les ofrece una tierra extremadamente f√©rtil donde cultivan frutas y verduras.

“Para nosostros, Marijan era tan importante como el Merapi. Ahora que √©l ya no est√°, ¬Ņqui√©n va a cuidar del volc√°n? ¬ŅQu√© va a pasar si hay una nueva erupci√≥n?” se preguntaba Wanto, un campesino de 56 a√Īos, mientras miraba hacia la imponente monta√Īa.

URL CORTA: http://rbb.cl/61ba
Tendencias Ahora