Notas


Barack Obama se va de vacaciones antes de cruciales batallas políticas en EE.UU

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Golf, paseos familiares y tranquilidad: el presidente Barack Obama se tomará desde el jueves unas vacaciones de 10 días en el balneario Martha’s Vineyard, sitio de veraneo predilecto de los ricos y famosos en Estados Unidos, antes de enfrentar una nueva campaña electoral.

Imagen: Wikimedia Commons

Imagen: Wikimedia Commons

Tal como lo hicieron hace un año, Obama, su esposa Michelle y sus hijas Malia, 12, y Sasha, 9, dejarán el tórrido Washington en favor de las brisas oceánicas que acarician la pequeña isla frente a la costa de Massachussetts (noreste).

“Sin duda el presidente pasará un poco de tiempo recargando sus baterías”, dijo Bill Burton, subsecretario de prensa de la Casa Blanca.

No se han planeado actividades públicas ya que Obama se sumergió en una intensa gira electoral de cara a las legislativas de noviembre antes de las vacaciones.

Al igual que el año pasado Obama trabajará en su “swing” en uno de los campos de golf de la isla, dijo Burton. “Habrá algunas caminatas, algunas horas en la playa y algunos momentos en la tienda de helados -todas las cosas que se hacen cuando uno vacaciona en Martha’s Vineyard. Uno disfruta de la compañía y de la buena comida”.

De todas formas las vacaciones presidenciales siempre pueden ser rehenes de acontecimientos inesperados: las de Hawaii la Navidad pasada fueron alteradas por un intento de derribar un avión comercial por parte de un atacante suicida.

Y la estadía de la familia presidencial en Martha’s Vineyard en 2009 fue interrumpida cuando murió el senador Edward Kennedy, miembro predominante de la afamada familia y un gran respaldo para Obama en la elección de 2008.

Con el fin de no dejar nada librado al azar, el presidente viajará junto a su asesor sobre seguridad John Brennan, dijo Burton. Lo acompañarán otros dos asesores cercanos, Valerie Jarrett y Pete Rouse.

Los Obama fueron criticados el años pasado por elegir un balneario donde las casas cuestan millones de dólares en medio de una recesión económica.

En un intento por evitar titulares donde se comparen las playas de Massachussetts con las del Golfo de México -afectado por el mayor derrame de crudo en aguas estadounidenses- el presidente viajó con su familia a Florida (sureste) el fin de semana pasado y exhortó a los estadounidenses a que lo imiten.

Pero el derrame, finalmente contenido, no fue la principal preocupación del mandatario este año. La reforma del sistema de salud, la nueva regulación del sistema financiero, la débil recuperación económica, sin dejar a un lado las guerras en Irak y Afganistán, han dejado su huella.

Y la presión no cederá antes del 2 de noviembre, cuando los estadounidenses renueven un tercio del Senado y la totalidad de la Cámara de Representantes.

Los demócratas controlan ambas cámaras y la pérdida de alguna limitará el accionar político del gobierno en los próximos dos años.

En su actual gira electoral por cinco estados, Obama se dedicó a denunciar los impedimentos que colocan los republicanos a sus reformas. Los opositores creen que el gobierno demócrata no controla el déficit y ha expandido el gobierno federal.

Los republicanos han criticado además el apoyo de Obama a la construcción de una mezquita cerca de la “zona cero” de los ataques contra Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Se espera que las vacaciones presidenciales finalicen el 29 de agosto, cuando el mandatario se trasladará a Nueva Orleans para marcar el quinto aniversario del huracán Katrina, que devastó la ciudad y la región.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados