Notas


Suiza podría abandonar el sacrosanto secreto bancario

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El sacrosanto secreto bancario suizo, principal argumento para atraer capitales del todo el mundo en busca de seguridad, discreción y menos impuestos, parece condenado a desaparecer, después de que el ministro suizo de finanzas admitiera la posibilidad de un intercambio automático de datos bancarios con la Unión Europea, estimaron los analistas.

Bandera de Suiza

SobreSuiza.com

El ministro de Finanzas Hans Rudolf Merz causó sensación al evocar el intercambios de informaciones bancarias con la Unión Europea a cambio del acceso de los bancos suizos a los servicios financieros europeos.

“Si queremos tal acuerdo con la Unión Europea, debemos aceptar la reglas europeas y Europa dispone el intercambio automático de informaciones”, dijo Merz a la prensa suiza.

En los últimos años, Suiza flexibilizó el secreto bancario, aceptando entregar informaciones a aquellos países con los cuales firmó acuerdos y sólo en caso de sospechas de fraude.

Con el intercambio automático de datos, cualquier contribuyente extranjero que disponga de cuentas en Suiza verá sus informaciones transmitidas al fisco de su país, lo que anula las ventajas del secreto bancario.

El presidente del banco UBS, Oswald Grubel, declaró el martes pasado que Suiza iba a negociar y llegar a un acuerdo de intercambio con la Unión Europea.

“Eso nos afectará menos que a otros bancos en Suiza, principalmente porque somos un banco global, con cientos de miles de millones de activos fuera de Suiza”, dijo Grubel.

Por su lado, los bancos pequeños, sin sucursales en el extranjero, tendrán la ventaja de acceder al mercado europeo, indicó Manuel Ammann, profesor de la Universidad de Saint Gall.

Esos bancos podrán, desde Suiza, buscar “activamente” nuevos clientes en el mercado europeo y vender sus productos, lo que por el momento les está vedado.

En marzo, el gobierno suizo anunciará una nueva estrategia para su plaza financiera, desestabilizada por varios escándalos en los últimos meses.

El secreto bancario fue sacudido por el robo de datos en el banco HSBC de Ginebra y por la aparición en Alemania de discos informáticos con informaciones de bancos suizos.

La ministra suiza de Justicia Eveline Widmer Schlumpf propone un uso limitado del intercambio automático de informaciones, pero en el sector financiero existen posiciones diferentes.

Para Patrick Odier, presidente de la Asociación Suiza de Banqueros (ASB), el intercambio automático de datos es “ineficaz”.

En vez de eliminar el secreto bancario, la ABS propone un impuesto “liberatorio” sobre los dividendos y las ganancias de los capitales en beneficio de los países extranjeros sin violar el anonimato de los clientes, dijo Odier al diario francés Le Monde.

Se trata de un asunto de suma importancia para Suiza, cuyo sistema bancario administraba en 2008 unos 2 billones de francos suizos de haberes extranjeros.

En el caso de aceptar el intercambio automático, Suiza podría ver una parte de esos haberes emigrar a plazas financieras más opacas, particularmente en Asia, el Caribe y América del Norte, indicó Ammann.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados