Notas


“Ciudad de la Samba”: conoce la fábrica que produce el mejor carnaval del mundo

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Más allá de la exuberancia, las bellas “mulatas” y los ritmos frenéticos, el Carnaval de Rio de Janeiro es el mayor del mundo dentro de una industria floreciente que tiene su corazón en la “Ciudad del Samba”, donde centenares de artesanos preparan los desfiles.

Imagen: latinamericantravelguide.com

Inaugurada en 2006 en la zona portuaria de Rio, la “Ciudad del Samba” acoge los talleres donde las 12 grandes escuelas de samba producen las delicadísimas fantasías que vestirán a decenas de miles de desfilantes y las faraónicas decoraciones de los vehículos alegóricos.

“Somos una fábrica de carnaval”, explica Alexandre Louzada, director artístico del desfile de la escuela Beija-Flor, a la AFP.

Mientras habla, supervisa a una decena de artesanos que pegan pequeños cristales en buena parte de las 140.000 piezas octogonales que cubrirán uno de los ocho vehículos de esta escuela que cerrará los desfiles el domingo en el Sambódromo (la gran avenida del carnaval).

“Todo funciona como una cadena de montaje, cada uno con su rol”, explica.

Beija-Flor homenajeará a Brasilia, capital del país, que en abril festeja 50 años de su creación.

“Es un homenaje poético, no político”, subraya el responsable artístico de esta escuela, la favorita del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Cada escuela tiene su taller, inmensos edificios en la Ciudad del Samba, que ocupa 130.000 m2 y que cada año emplea e miles de costureras y artesanos de las zonas pobres donde nacieron las escuelas de samba.

Apenas la escuela Beija-Flor tendrá 3.800 desfilantes, músicos y bailarines, y la carrera para terminar los vehículos y sus ropas es un frenesí contra-reloj.

La mayoría sin camiseta, con una temperatura de más de 35ºC, los artesanos trabajan sin tregua. En el taller de 19 metros de altura (las alegorías llegan a medir 16 metros) hay portacargas, un espacio para carpintería, otro para las filigranas y aún uno para pintura, mientras en otro nivel las costureras dan los últimos retoques a los elaborados disfraces.

La misma actividad frenética vive el taller vecino Uniao da Ilha, donde el desfile homenajerará a España con “Don Quijote, el caballero de los sueños imposibles”.

“El estrés no termina hasta que acabe el desfile”, el momento triunfal en el que las escuelas compiten por el puesto número uno de las campeonas del carnaval, cuenta la directora artística de esta escuela, Rosa Magalhaes.

Los responsables de las escuelas de samba son unánimes en que los talleres de la Ciudad del Samba son más cómodos, frescos y seguros que las antiguas barracas dispersas por toda la ciudad, que a menudo sufrían incendios o inundaciones.

La inversión que requiere el carnaval es tan grande como sus fenomenales alegorías. Solo Beija-Flor reconoce haber gastado 4 millones de dólares este año, de los cuales 1,5 donados por la ciudad de Brasilia.

Después de los años 90, con la explosión de costos debido al lujo de los desfiles, las escuelas de samba han recurrido cada vez más al patrocinio de empresas privadas o públicas, y no apenas a los “bicheiros”, jefes del juego ilegal, muy popular en los barrios pobres.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados